[SONDEO DE OPINIÓN] Representación de Alberto Fernández

FICHA TÉCNICA:

Tipo de estudio: investigación en opinión pública.

Fecha de campo: 18 a 22 de julio de 2020.

Carácter de la investigación: cuantitativo.

Alcance temporal: seccional.

Profundidad: descriptiva.

Fuentes: primarias.

Metodología aplicada en la recolección de datos: entrevistas telefónicas personales realizadas a teléfonos fijos y celulares.

Diseño de la muestra: probabilística estratificado por regiones  de residencia según Censo 2010.

Tamaño muestral: 948 casos efectivos.

Confiabilidad y margen de error: margen de error muestral de +/- 3,2 para distribuciones simétricas con un nivel de confianza del 95%..

Ponderación: base corregida por cuotas de edad, sexo, nivel de estudio, localidad y fracción censal.

Unidades de análisis:

1) Mayores de 17 años residentes en la República Argentina (n=948).

2) Palabras y asociaciones vinculadas al término inductor (Alberto Fernández) para la construcción de dimensiones (n= 2.134).

INTRODUCCIÓN

Estudiar las representaciones sociales de dirigentes supone auscultar el imaginario social para conocer el modo y la forma en que son vistos por la población.

El abordaje se realiza de manera indirecta a partir del análisis de palabras y las asociaciones referidas por los y las entrevistadas respecto al dirigente estudiado.

La valoración de los y las dirigentes se realiza de manera inversa a las tradicionales encuestas de opinión que indagan sobre la imagen del dirigente discriminando entre positiva y negativa.

El análisis de las palabras y asociaciones permite observar la arquitectura de la representación en base a categorías de análisis establecidas para evaluar a los dirigentes distinguiendo entre atributos de personalidad, de comunicación, de habilidad y de capacidad de gestión.

En este sentido, se utilizó un muestreo de tipo probabillístico (cuantitativo), donde las unidades de análisis son las personas, para estimar la evaluación o nivel de apoyo o desapoyo del Presidente Alberto Fernández. Luego se trabajaron las relaciones entre las palabras y las asociaciones vinculadas a Alberto Fernández, donde las unidades de análisis son artefactos sociales, para la construcción de categorías que permitan visualizar la representación social del Presidente.

En resumen, el análisis cuantitativo permite describir la distribución del apoyo al Presidente y la interpretación cualitativa de las palabras y asociaciones explicar la arquitectura conceptual de dichas evaluaciones.

DESCRIPCIÓN DEL ANÁLISIS DE LAS PALABRAS Y ASOCIACIONES 

Se utiliza la técnica de asociación libre de palabras con uno o varios términos inductores a través del siguiente fraseo: “Si yo le digo Alberto Fernández, ¿qué palabra o palabras se le ocurren? Dígame todas aquellas palabras que, espontáneamente, se le vayan ocurriendo”.

Una vez finalizada la enumeración de palabras surgidas de manera espontánea, se indaga acerca de la significación de las palabras asociadas a través del siguiente fraseo: “Cuando Ud. dice (… palabra/s asociadas) ¿qué quiere decir con esa palabra?”.

La combinación del conjunto de palabras y asociaciones son recategorizadas en dimensiones de análisis surgidas de estudios cuantitativos previos.

Las dimensiones de análisis refieren a los atributos por los que es percibido un dirigente estudiado y son las siguientes:

  • Gestión
  • Personalidad
  • Comunicación
  • Habilidad

Complementariamente se analiza la repetición de palabras (frecuencia) combinada con el orden de su mención para la confección de 4 subgrupos de la representación social: el núcleo mayoritario, el núcleo minoritario, la periferia .

La lectura y análisis de estos datos debe necesariamente considerar que iguales palabras pueden ubicarse en diferentes posiciones en cuanto al núcleo o la periferia por cuanto la significación de las palabras asociadas puede resultar diferente. La triangulación de técnicas de análisis posibilita el tratamiento cuantitativo de datos de carácter naturalmente cualitativos

SÍNTESIS DE LOS RESULTADOS

La representación social de Alberto Fernández deja tantas respuestas como preguntas hacia el futuro.

Entre las respuestas:

El apoyo al Presidente es mayoritario. Dos de cada tres entrevistados confía mucho o bastante en Alberto Fernández.

Su apoyo se destaca en los residentes del conurbano de la Provincia de Buenos Aires y en la región Noreste de la Argentina al mismo tiempo que aumenta a medida que desciende el nivel de estudios de los entrevistados.

La representación social de AF se construye de un tercio de atributos de gestión (34%), un tercio de atributos de personalidad (32%) y el restante tercio distribuido entre atributos de habilidad (20%) y comunicación (14%).

Tanto en su representación nuclear como periférica predomina el alto apoyo (mucho o bastante) por sobre el bajo (poco o nulo).

Una mirada introspectiva a la arquitectura de su representación indica lo siguiente.

El mucho o bastante apoyo destaca en la dimensión de gestión con una particularidad que refiere al momento extraordinario que vive la Argentina. La aprobación de la gestión está anclada exclusivamente en el manejo de la pandemia, en general; y las medidas tomadas en términos sanitarios y de asistencia social, en particular. Las palabras y asociaciones refieren a la responsabilidad en el manejo de la crisis (“por las medidas que tomó para cuidar la salud, el contexto es muy difícil y se lo tomó completamente responsable”), la inteligencia para administrar la situación (“supo tomar medidas estratégicas en esta situación” y “tomó medidas acordes en esta pandemia”) y ser capaz (“mostró capacidad para resolver rápidamente”).

Prácticamente no existen menciones que refieran a ninguna otra área de gestión del gobierno.

En el poco o nulo apoyo para AF de esta dimensión destaca lo “mal rodeado” que está el Presidente (“no me gusta su equipo”, “podría ser bueno si estuviera rodeado por buena gente”). Resulta interesante observar que, aún entre personas bajo apoyo al Presidente, se registra una percepción de persona bien intencionada para hacer o intentar hacer.

El alto apoyo de la dimensión de personalidad definen a Alberto como una “buena persona”, “honesta” (“dice la verdad” y “hace las cosas que dice”) y “responsable” (“se preocupa por los demás” y “se hace cargo de los problemas que hoy tenemos”).

Quienes manifiestan poco o nulo apoyo al Presidente, en cambio, ponen el foco en la condición de “mentiroso” por no haber cumplido con la palabra empeñada (“que dice cosas que no hace y miente en todo”, “dice una cosa y hace otra, se desdice todo el tiempo”).  Nuevamente, se observa la perforación de atributos positivos (“buena persona”, “honesto”) a pesar de la escasez de apoyo.

Si bien la dimensión de habilidad es la menos importante en la representación de un dirigente, es la más comprometida en la distribución de valoraciones positivas y negativas. Quienes manifiestan un alto apoyo por AF, reposan en la habilidad para conciliar posiciones diferentes (“es un hábil negociador”). Quienes manifiestan escaso apoyo, en cambio, se enfocan en la condición de ser “manejado” (“no toma decisiones propias, se deja manejar por otros”), en general; y como “títere de Cristina”, en particular.

En esta dimensión, además, se observa una perforación en sentido inverso donde un atributo negativo (“títere”) se instala con presencia dentro del grupo con alto apoyo al Presidente. Entrevistados que apoyan mucho o bastante al Presidente ven la sombra de Cristina Kirchner detrás (“no es él quien está en el poder”).

Quienes manifiestan mucho o bastante apoyo para AF dentro la dimensión de comunicación se enfocan en la tranquilidad para comunicar que redunda en llevar tranquilidad a quienes lo escuchan (“porque habla con mucha paz y tranquilidad, cuando se comunica me transmite tranquilidad”) y en la claridad de lo que comunica (“me gusta cómo explica, se nota mucho que es profesor). Quienes manifiestan escaso apoyo no se agrupan  de manera concentrada alrededor de ninguna palabra en particular.

Entre las incógnitas.

¿Qué resistencia y durabilidad tendrá la imagen positiva de Alberto Fernández cuyo soporte principal es la extraordinaria gestión de la extraordinaria crisis sanitaria en un contexto donde la preocupación por la situación económica va escalando posiciones por sobre la sanitaria?

¿Qué pasará cuando la centralidad sanitaria sea superada o las urgencias ciudadanas disparen las presiones retenidas de los temas complementarios (no pandemia)?

Las “buenas intenciones” que funcionan como paraguas para comprender que “hace lo que puede” en el marco de una crisis global y mundial de salud, ¿funcionarán del mismo modo para amortiguar las urgencias de las otras demandas pausadas?

¿Cuál será la representación social de Alberto Fernández bajo el tamiz de una situación ordinaria (sin pandemia)?

En condiciones ordinarias, ¿son sustentables en el tiempo las filtraciones inversas (personas con valoraciones negativas que lo apoyan conviviendo con personas con valoraciones positivas que no lo apoyan) de la imagen de Alberto Fernández?

¿Cómo evolucionará la zona de intersección existente entre quienes muestran alto y escaso apoyo al Presidente que hoy coinciden, a ambos márgenes, en ver una buena persona pero manejada por terceros?

Al respecto, corresponde observar que la construcción de una percepción de “buena persona” es un mérito exclusivo de Alberto Fernández; mientras que la construcción de  percepción de una persona manejada tiene la innegable participación de un dispositivo mediático.

APOYO A ALBERTO FERNÁNDEZ 

REPRESENTACIÓN SOCIAL DE ALBERTO FERNÁNDEZ 

 

Mucho o bastante apoyo

 

 

Poco o nada de apoyo 

LA REPRESENTACIÓN SOCIAL NUCLEAR

Las palabras asociadas con el término inductor Alberto Fernández fueron 2.134 con un mínimo de 1 y un máximo de 3 palabras asociadas por persona. El promedio de palabras asociadas alcanza a 2,25 palabras por persona y se mencionaron 665 palabras diferentes.

La cantidad de palabras asociadas a partir del término inductor dio lugar a un cantidad promedio de palabras asociadas en línea con otros estudios referidos a dirigentes con niveles de conocimiento similares.

A partir de la combinación de la frecuencia y el orden de las menciones pudo elaborarse el gráfico siguiente que ubica las palabras asociadas en cuatro cuadrantes según sean los elementos nucleares o periféricos de acuerdo a la representación.

El núcleo mayoritario está formado por las palabras más mencionadas en primer lugar y que registran más del doble del promedio de menciones, constituyendo los elementos más importantes de la representación social de la persona. Se destaca la representación positiva y por sobre la negativa en el núcleo mayoritario.

El núcleo minoritario, por su parte, está formado por palabras menos mencionadas en primer lugar. Son elementos importantes aunque en menor medida que los del núcleo central y presentan una marcada diversidad. Está integrado por muchos elementos de una sola mención.

Núcleo mayoritario 

LA REPRESENTACIÓN SOCIAL PERIFÉRICA

La periferia mayoritaria está formada por los elementos más mencionados después del top of mind que también se ubican por encima del promedio de menciones.

En la misma perspectiva, destacamos el predominio de la representación positiva en la periferia mayoritaria.

La periferia mayoritaria constituye un grupo expectante que se encuentra en tránsito y evaluación del comportamiento del dirigente. De acuerdo al grado de importancia asignado en determinado momento por los ciudadanos y ciudadanas, estas representaciones pueden constituir aspectos a ser mejorados o a ser mantenidos según las asociaciones sean de orden negativo o positivo, respectivamente. Debe destacarse la contigüidad de la representación de la periferia con el núcleo mayoritario.

A diferencia del sistema central, el sistema periférico es más sensible al contexto inmediato y de alguna forma cumplen la función de proteger el núcleo central de los cambios y transformaciones rápidas y coyunturales. En este sentido, la periferia mayoritaria resulta una suerte de espejo que devuelve una imagen posible de acuerdo al modo y el tiempo en el que se desenvuelva nuestro comportamiento.

La periferia minoritaria está formada por los elementos menos mencionados tanto en cantidad como en su orden. Del conjunto de los elementos periféricos se desprenden algunas palabras íntimamente vinculadas a los elementos centrales.

Periferia mayoritaria

 

DIMENSIONES DE LA REPRESENTACIÓN SOCIAL 

 

Las palabras identificatorias fueron agrupadas de acuerdo a las asociaciones verbalizadas en cuatro dimensiones de análisis. Considérese que el agrupamiento de las palabras no distingue su valoración; por ejemplo, quienes identifiquen al dirigente como “honesto” se agrupará en la dimensión de personalidad junto a quienes lo identifiquen como lo contrario (“deshonesto”).

Personalidad: Designa características y comportamientos que refieren a aspectos vinculados intrínsecamente a la persona como sujeto.

Ejemplos de atributos: humildad, honestidad, confianza, credibilidad, ser trabajador, cumplir con lo que se dice, decir la verdad.

Gestión: Asociaciones que caracterizan al término inductor desde la relación que presenta el sujeto con las obligaciones que suponen ocupar espacios de poder y gestión Las palabras asociadas refieren al modo en que el sujeto se desenvuelve en la función operativa que le está asignada.

Ejemplos de atributos: estar preparado para gobernar, conocer los problemas del país, rodearse de los más capaces, saber dirigir, estar preparado para enfrentar situaciones difíciles, actuar con firmeza.

Comunicación: Corresponde a asociaciones que definen al sujeto en relación con el modo en que se comunica tanto con sus pares, con los distintos actores vinculados a la cosa pública así como con la sociedad en su conjunto. Las asociaciones comprenden tanto aspecto verbales como no verbales y refieren a la comunicación tanto en su dirección horizontal como vertical.

Ejemplos de atributos: la gente entiende lo que dice, saber lo que la gente necesita, que la gente siente que trabaja para ella, sentirse entendido, transmitir seguridad y tranquilidad.

Habilidad: Asociaciones que caracterizan al término inductor como un sujeto que muestra condiciones y habilidades para desenvolverse en la arena política. Abarca expresiones que denotan que dicho sujeto muestra aptitudes para la negociación, la conciliación y el diseño de tácticas y estrategias políticas.

Ejemplos de atributos: ser inteligente, hábil, pícaro, vivo, saber hacer alianzas con quien puede ayudar, destacarse de los demás.

El gráfico muestra la arquitectura de la representación social de Alberto compara con la representación “ideal” de un dirigente discriminada según dimensiones. El gráfico muestra una especie de “receta” con las proporciones de los ingredientes.

DIMENSIONES DE LA REPRESENTACIÓN SOCIAL DE ALBERTO FERNÁNDEZ SEGÚN APOYO 

El mucho o bastante apoyo a AF se destaca en la dimensión referida a los atributos de gestión mayoritariamente vinculados al manejo de la pandemia. El poco o nulo apoyo, en cambio, destaca en los atributos de personalidad y la habilidad.

NUBES DE PALABRAS DE LA DIMENSIÓN: GESTIÓN

Mucho o bastante apoyo

Poco o nada de apoyo

Gestión: Asociaciones que caracterizan al término inductor desde la relación que presenta el sujeto con las obligaciones que suponen ocupar espacios de poder y gestión Las palabras asociadas refieren al modo en que el sujeto se desenvuelve en la función operativa que le está asignada.

Ejemplos de atributos: estar preparado para gobernar, conocer los problemas del país, rodearse de los más capaces, saber dirigir, estar preparado para enfrentar situaciones difíciles, actuar con firmeza.

NUBES DE PALABRA DE LA DIMENSIÓN: PERSONALIDAD 

Mucho o bastante apoyo

 Poco o nada de apoyo: 

 

 

Personalidad: Designa características y comportamientos que refieren a aspectos vinculados intrínsecamente a la persona como sujeto.

Ejemplos de atributos: humildad, honestidad, confianza, credibilidad, ser trabajador, cumplir con lo que se dice, decir la verdad.

NUBES DE PALABRAS DE LA DIMENSIÓN: HABILIDAD 

Mucho o bastante apoyo 

Poco o nada de apoyo:

Habilidad: Asociaciones que caracterizan al término inductor como un sujeto que muestra condiciones y habilidades para desenvolverse en la arena política. Abarca expresiones que denotan que dicho sujeto muestra aptitudes para la negociación, la conciliación y el diseño de tácticas y estrategias políticas.

Ejemplos de atributos: ser inteligente, hábil, pícaro, vivo, saber hacer alianzas con quien puede ayudar, destacarse de los demás.

NUBES DE PALABRAS DE LA DIMENSIÓN: COMUNICACIÓN 

Mucho o bastante apoyo 

Poco o nada de apoyo: 

Comunicación: Corresponde a asociaciones que definen al sujeto en relación con el modo en que se comunica tanto con sus pares, con los distintos actores vinculados a la cosa pública así como con la sociedad en su conjunto. Las asociaciones comprenden tanto aspecto verbales como no verbales y refieren a la comunicación tanto en su dirección horizontal como vertical.

Ejemplos de atributos: la gente entiende lo que dice, saber lo que la gente necesita, que la gente siente que trabaja para ella, sentirse entendido, transmitir seguridad y tranquilidad

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *